Intermediache

Para qué ahondar exhaustivamente en lo inhóspito, si el anhelo se vuelve inhumano y no se ahoga ni en sahumerios y alcohol?

Es un hecho fehaciente e inherente, un vaho alcahuete y deshonesto que se rehúsa a deshacerse y vehementemente te toma de rehén, te inhibe y te prohibe enhebrar los pasos necesarios para ahuyentar el moho adherido a la almohada.

El desahucio te exhorta a ser coherente, y aún así, uno rehuye resultando inhábil y aherrumbrado.