Para Elisa

Las notas de ‘Para Elisa’ se oían lastimosas cruzando la esquina, fracturadas por la implacable malicia de la cajita musical acoplada a la bicicleta del heladero. Junto al canto de los gorriones y aleatorios ladridos de perros, era lo único que rompía el silencio reinante en esa calle inundada de un aire denso y caliente como un té de mercurio.
-Estamos listos entonces?
-La verdad…? Medio que todavía no, Diego… qué se yo…
-Dejate de joder, Fabián, no me vas a arrugar ahora…
-No, ni a palos, pero… qué hora es?
-Las dos y cuarto.
-Vos estás seguro de que están durmiendo la siesta, no?
–Pero sí, macho! Si no está ni el loro en la calle, no ves que tienen el aire encendido y todo? Es el momento justo, como lo veníamos planeando.
-Ta bien, sí.
Sacó del bolsillo del pantalón un atado flaco de cigarrillos y ofreció uno a su interlocutor.
-Dale, dame uno.
-Lo que digo es que este barrio pinta jodido… -continuó mientras encendía el cigarrillo de su amigo.- de tranquilo ya pasa a sospechoso…
-Sí, boludo, pero no queda otra. Es un barrio distinto, pero es hora de que variemos los objetivos. Acordate que donde andábamos antes ya nos tienen marcados.

-Ya sé, ya sé… -suspiró y se pasó la mano por la cabeza.- pasa que si sale mal y nos agarran… sabés qué joda, no?
-Ese es el riesgo, más vale. Pero todo tiene sus riesgos. Ir al centro un martes a la noche es un riesgo, ir a ver a Central es un riesgo. Mierda, hasta ir a la panadería es riesgoso.
-A veces te dan facturas de ayer, los hijos de puta…
-Exacto, es lo que te digo, la vida en sí es arriesgada, pero lo que vale es el resultado. O me vas a decir que no te gusta esa sensación que conlleva todo esto? Toda esa tensión previa, la adrenalina del momento y la satisfacción del final habiendo salido definitivamente airoso e indemne de semejante empresa?
-Y sí… cuando lo ponés así…
-Y el respeto. La chapa adquirida, viejo, o no te gustaría llegar a ser como el gordo Miliki?
-Bueno, mirá a quien ponés como ejemplo, todos bien saben que el gordo ese tiene unos cojones como dos freezer Gafa.
-Ni hablar, ese guacho es una eminencia en estas lides. El tipo no se te caga ni que se le aparezca el payaso forro ese… cómo se llamaba…?
-Piñón Fijo.
-No, ese no, el de la película… Bah, la cosa es que… -sacudió una mano desechando el tema.- acordate lo que dice siempre el gordo, lo más jodido es arrancar, una vez que te metiste en la joda ya está. Listo. No te queda más que darle para adelante.
Cerró el puño y lo agitó dando énfasis a sus palabras. -Huevo y para adelante, entendés..?-se interrumpió cuando creyó oir algo hacia la esquina.- Y la puta madre que te parió, mirá lo que viene ahí.
-Uh, la concha de la lora…
Dos jóvenes rubios ataviados con pulcras e impecablemente planchadas camisas tanto o más blancas e inmaculadas que sus dentaduras, se aproximaban conversando animadamente, portafolios en mano.
-Frenalos antes de que nos caguen la historieta, Fabián.- se apresuró a decir. – Ojo, sé amable, pero con actitud.
-Sí, quedate tranquilo.
Se levantó y caminó hacia ellos extendiendo la mano abierta en señal de alto. -Muchachos. -dijo.
-Buenas tardes. -dijeron a coro con un leve acento foráneo.
-Mejor peguen la vuelta y tomenselá, vamo’. Pirincho.
Se miraron extrañados y el más rubio de los dos esbozó una sonrisa confundida.
-Perdón, no entiende…
-No entendés, bien. Que te vayás por donde viniste, pibe.-dijo con un tono un tanto más elevado.- Go jóm? Hace calor y ustedes son muy claritos para andar paseando a esta hora. Se van a insolar.
-Michael -dijo el otro tocándole el brazo.- creo que lo mejor sería…
-Disculpe señor, nosotros estamos trayendo la palabra…
-A ver si me explico. -pasó la mano por el hombro del joven, como limpiándole alguna pelusa. – Lindas llantas, che… Te estoy diciendo que tenés cinco segundos antes de que te ponga los huevos de moño y te haga masticar la biblia con los cachetes del orto. Después no sé qué otros planes tendrá mi compañero ahí sentado, pero si querés le puedo preguntar.
El aludido saludó con una sonrisa desde el cordón de la vereda y siguió con la vista la carrera emprendida por los dos jovencitos.
-Actitud, así me gusta. Bien el detalle del hombro, eh? Intimidante y muy efectivo.
-Che Diego, vos viste el número de la casa? -preguntó mientras se sentaba pesadamente en el cordón.
-Sí, viste? Es reloco, como si nos llamara, o no?
-Ciento veintitrés…
-Como un desafío… Un dos tres, pim pam pum, y a la mierda. No podía ser otra casa, te digo.
Otra vez la torturada melodía de Beethoven doblaba por la esquina, repetida, aburrida y cansada como el lento y constante pedaleo del vendedor ambulante que saludó con un leve movimiento de cabeza a los dos hombres sentados a la sombra del ficus.
Diego se secó la transpiración de la frente con el dorso de la mano, y estaba a punto de hablar cuando Fabián llamó al heladero con un sonoro y agudo chiflido.
-Qué hacés, boludo?
-Shh, aguantá. Así no levantamos sospecha.
El ciclista trazó un semicírculo en su recorrido y se acercó sin apurarse.
-Qué te doy, campeón?
-Bombón, jefe. Vos, Diego?
-Sé, lo mismo…
-Dos bombón… Son los que tienen maní, así todo encima?
-No, lo’ comunes son.
-Y bué… es lo que hay. Cuánto es?
-Tres pesitos, pibe.
Se sentaron y comieron en silencio. La calle seguía inerte como una postal mientras ‘Para Elisa’ se derretía en la distancia, pegajosa como los helados.
-Me clavaría otro, vos sabés?
-El tipo no va a pasar de nuevo, Fabián.
-Ya sé, pero no quita que me clavaría otro.
-Msé. – se levantó y ofreció una mano para ayudarle a hacer lo mismo. – Estamos listos entonces?
Meditó unos segundos y al fin dijo: -Sí, dale.
Se acercaron finalmente al 123 de la calle. Cruzaron las miradas y asintieron en mutuo acuerdo.
-Huevo, eh? -arengó Diego dándole unas palmadas en el hombro.- Uno, dos, tres!
Fabián dio dos largos timbrazos que resonaron en el interior de la casa más fuerte de lo que hubieran esperado.
-Listo! Rajemos!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s